Borrar un embalse para resucitar un río
18Jul

Entrar en el valle de Artikutza es dar un salto atrás en el tiempo. En esta finca, ubicada en Navarra y propiedad del Ayuntamiento de San Sebastián, el ser humano tiene muy limitada su libertad de acción desde hace cien años. Los verdaderos dueños son peces, mamíferos e insectos, libres de moverse entre grandes bosques montañosos, perfectamente conservados y repletos de ríos, arroyos y cascadas. Solo un elemento chirría en este entorno paradisíaco: una presa de casi dos kilómetros de largo, obsoleta desde los años setenta, pero que ha garantizado durante casi tres décadas agua de buena calidad en la ciudad donostiarra. Por el impacto en el medioambiente y los problemas estructurales de esta barrera artificial, el Ayuntamiento de San Sebastián ha empezado a vaciar el embalse. Un equipo de biólogos de la Universidad del País Vasco (UPV) ha aprovechado la situación para poner en marcha un seguimiento de los efectos de esta operación, la más grande de este tipo en España hasta la fecha.

Seguir leyendo.

Por Administrador
Administrador del Sitio
Publicado el 18 de July del 2018
publicidad
Last Comments

Recent Comments

    publicidad