“Cuando choquemos contra otra galaxia no notaremos nada”
27Dec

Amina Helmi (Bahía Blanca, Argentina, 1970) indaga desde hace años sobre uno de los grandes misterios del cosmos. En los años 30, el astrónomo suizo Fritz Zwicky propuso la existencia de una materia invisible en el universo que afectaba a los movimientos de la materia que sí veíamos. Ya en los setenta, Vera Rubin y Kent Ford, del Instituto Carnegie de Washington (EE UU), vieron que las estrellas en los bordes de las galaxias giraban demasiado rápido. Si se tenía en cuenta la masa de los objetos brillantes que se pueden observar a través de telescopios y las leyes físicas conocidas, la velocidad a la que se mueven las estrellas debería disminuir conforme aumentase su distancia hasta el motor gravitatorio que se encuentra en el centro galáctico. Sin embargo, eso no sucedía. Una fuerza invisible parecía proporcionar la sujección necesaria a los astros para orbitar a gran velocidad sin salir disparados. Esa fuerza, se teorizó, la proporcionaba un halo descomunal e invisible de materia oscura, mucho más abundante que la materia visible, que rodeaba la galaxia.

Seguir leyendo.

Por Administrador
Administrador del Sitio
Publicado el 27 de December del 2017
publicidad
Last Comments

Recent Comments

    publicidad