Cuatro genios condenados a cambiar la historia
31Jul

“En 50 años descubrimos el átomo, la teoría de la información y ahora la genética. El progreso científico ha sido apabullante y no se trata sino del comienzo de la revolución. Pero nada ha cambiado en la mente de las personas. Einstein decía que es más fácil desintegrar un átomo que un prejuicio. Yo añadiría que… Es más fácil quebrar un código secreto que un prejuicio”. Alan Turing nos habla así desde su cuarto, momentos antes de suicidarse, roto por la condena que le tenía encerrado y sometido a un tratamiento químico para corregir su homosexualidad. Había sido una pieza decisiva para ganar la Segunda Guerra Mundial al descifrar los códigos secretos nazis, pero su premio era el olvido y la castración.

Seguir leyendo.

Por Administrador
Administrador del Sitio
Publicado el 31 de July del 2016
publicidad
Last Comments

Recent Comments

    publicidad