El nuevo turismo espacial es también un viaje en el tiempo
05Mar

Sospechan los antropólogos que la diferencia entre los humanos y el resto de animales es su capacidad para juntar cerebros. Compartir ideas y aspiraciones sirve para multiplicar las capacidades de individuos aislados y ha convertido a los sapiens en una especie formidable. Esa peculiar naturaleza, no obstante, ha favorecido comportamientos que pueden parecer absurdos. El esfuerzo inmenso para construir pirámides o catedrales, mientras hay personas que no tienen para comer, no parece el uso más apropiado de los recursos. Sin embargo, sobre esos proyectos épicos se ha construido la civilización.

Seguir leyendo.

Por Administrador
Administrador del Sitio
Publicado el 05 de March del 2017
publicidad
Last Comments

Recent Comments

    publicidad