En busca del escondrijo del ébola
16Jun

Cuando, a finales de abril de 2016, el último paciente de ébola de la epidemia de África occidental –un niño de dos años– salió de la unidad de tratamiento de Monrovia, en Libera, se respiraba una cierta esperanza cautelosa. Las últimas brasas de la plaga se estaban extinguiendo y había motivos para celebrar. Aun así, perduraba el miedo impotente a lo oculto. El ébola seguía acechando en alguna parte. No sabíamos dónde se escondía ni cuándo iba a volver.

Seguir leyendo.

Por Administrador
Administrador del Sitio
Publicado el 16 de June del 2018
publicidad
Last Comments

Recent Comments

    publicidad