“En el MIT no buscamos a los niños populares, sino a los diferentes”
24Oct

En un extremo de la oficina 3-208 del MIT hay un gran escritorio de madera. Un globo terráqueo de un metro de altura, un tablero de ajedrez, un ordenador iMac y una chimenea aún sin encender lo rodean. En su superficie reina el orden: agendas abiertas, fotografías familiares y sobres, todos simétricamente alineados, comparten espacio con un pequeño cartel que revela al propietario temporal de este lugar. “Reserved for the President”, dice. Aunque, en verdad, debería decir “Reservado para el Presidente”.

Seguir leyendo.

Por Administrador
Administrador del Sitio
Publicado el 24 de October del 2016
publicidad
Last Comments

Recent Comments

    publicidad