Equinoccio primaveral: y llegó la primavera
20Mar

No había nadie en la antigüedad que no conociera los solsticios y los equinoccios. Hoy ya no es así, porque la supervivencia no depende de ello. Pero no nos equivoquemos, no hemos dejado de ser seres humanos y, por ello, irremediablemente simbólicos. Escribir una crónica sobre solsticios o equinoccios es contar una historia del calendario, de la cosecha, de sobrevivir al invierno o del amor de verano. Son nuestros grandes eventos astronómicos y no hemos dejado de estudiarlos, festejarlos e insertarlos en nuestras vidas.

Seguir leyendo.

Por Administrador
Administrador del Sitio
Publicado el 20 de March del 2016
publicidad
Last Comments

Recent Comments

    publicidad