Europa lanza Lisa Pathfinder, el precursor de su gran oreja espacial
03Dec

Hace ya más de un siglo, inscritas en la teoría de la Relatividad General de Albert Einstein, se encontraron por primera vez las ondas gravitacionales. Como un guijarro lanzado a un estanque, algunos de los eventos más violentos del cosmos, como los agujeros negros o las supernovas, serían capaces de sacudir el espacio-tiempo y producir ondulaciones en su tejido. Aunque el propio Einstein renegó al principio de esa implicación de su teoría, el trabajo de otros científicos ha mostrado que deberían estar ahí. Hasta ahora, no obstante, no ha sido posible detectar estas ondas.

Seguir leyendo.

Por Administrador
Administrador del Sitio
Publicado el 03 de December del 2015
publicidad
Last Comments

Recent Comments

    publicidad