Investigación más cercana al mercado
08May

El músculo investigador de Euskadi y las empresas tienen que relacionarse más para conseguir que la inversión (supone el 2,1% del PIB) y los resultados en ciencia y tecnología reviertan en la sociedad y en el mercado más de lo que lo hacen. Con ese objetivo, la consejera de Desarrollo Económico, Arantza Tapia, ha presentado este jueves la reordenación de la red vasca de ciencia y tecnología, que busca que la actividad de este sistema pase de dedicar el 37% de su actividad al desarrollo tecnológico al 48% en 2020.

Tapia ha explicado en Bilbao que en los años de bonanza hubo capacidad de invertir desde las instituciones en centros tecnológicos y organismos como CIC y BERC. Esto generó un incremento de la investigación básica, la primera etapa medible con artículos publicados, y la aplicada, el término medio, el de las patentes, pero produjo una disminución del desarrollo tecnológico, la fase de traducirlo en empresas o productos, que pasó del 50% en 2005 al 37% en 2011. “La red ha mejorado mucho, con proyectos de más nivel; ahora toca hacer el camino inverso, que la investigación vaya a la empresa”, ha subrayado, “tenemos el conocimiento, pero no se traslada a las compañías”.

El Gobierno inicia así un proceso de cambio normativo —que entrará en vigor para 2015— y de evaluación de los distintos organismos que forman parte de la red. El sistema se simplificará —Desarrollo Económico no descarta la posibilidad de que haya fusiones de centros en función de sus necesidades, pero subraya que no es su objetivo— atendiendo a las recomendaciones europeas. Tapia ha asegurado que su intención es mantener la inversión en esta materia y también los investigadores, y que pone en marcha las modificaciones para superar varias debilidades que se han detectado en el sector, entre ellas que las organizaciones que investigan no se solapen entre ellas.

En el caso de los CIC, por ejemplo, el objetivo es que la investigación básica pase de ser el 92% al 60% en 2020, en favor de los otros dos niveles, más cercanos al mercado. Se espera que el cambio también suponga que el peso público de la financiación pase del 86% —toda ella convocatorias de proyectos— al 55% —en su mayoría subvenciones directas basadas una evaluación del Gobierno, no en la competición entre proyectos, y que priorizarán ciertas áreas de investigación—. Tapia ha reconocido que es “un poco ambicioso” que la inversión privada pase de ser el 9% al 30% de los CIC y dejó la puerta abierta a apoyos públicos en la fase de cambio.

En el caso de los centros tecnológicos, el objetivo es reducir la investigación aplicada, que hoy en día está en el 88%, para aumentar la básica —del 2% al 10%— y el desarrollo tecnológico, del 10% al 30%. En este caso, la apuesta es que la financiación pública española aumente dos puntos, la misma cantidad que se prevé que se reduzca la privada. En cuanto a las unidades de I+D empresariales, el objetivo es elevar el desarrollo tecnológico al 60% desde el 41% actual, y que aumente la financiación por parte de la UE para reducir la de las instituciones locales y la privada, que seguiría siendo la mayoritaria en este caso, al 80%.

La consejera y su equipo han remarcado que Euskadi está entre las regiones intermedias en materia de I+D y que aspira a situarse, con las medidas de reorganización, en la parte media-alta de la UE. “Queremos poner en valor el sistema con la reorganización”, ha añadido la directora de Tecnología, Leire Bilbao. La viceconsejera Estíbaliz Hernáez ha insistido en que es preciso que las empresas vean a los centros tecnológicos como “un lugar que genera valor” en sus productos. Otra de las cuestiones que el departamento quiere reforzar es que la investigación se realice desde el principio en contacto con las empresas, evitando lo que hoy en día es una práctica habitual, que se realicen investigaciones y después se trate de encontrar una compañía que pueda traducirlas en productos.

Por Administrador
Administrador del Sitio
Publicado el 08 de May del 2014
publicidad
Last Comments

Recent Comments

    publicidad