La ciudad obesa que declaró la guerra a la obesidad
05Nov

Cuando Velveth Monterroso llegó a Estados Unidos desde su hogar en Guatemala, pesaba exactamente 63,5 kilos. Pero después de una década en Oklahoma había engordado casi 32 kilos y, a sus 34 años, tenía problemas de diabetes. Esta simpática mujer, madre de dos niños, es la prueba viviente de que la cultura de la obesidad es la maldición del país más rico del mundo. “En Guatemala es raro ver gente con sobrepeso, pero aquí es todo lo contrario”, dice. “Lo percibí en cuanto llegué”.

Seguir leyendo.

Por Administrador
Administrador del Sitio
Publicado el 05 de November del 2016
publicidad
Last Comments

Recent Comments

    publicidad