La pastilla para adelgazar funciona (en ratones y macacos)
26Mar

La búsqueda de la píldora mágica contra la obesidad lleva décadas topándose contra los mismos muros. O se desarrollan fármacos no muy eficaces aunque relativamente inocuos para la salud, o sus efectos son claramente adelgazantes pero con un alto coste por fuego amigo, en forma de alteraciones del sistema nervioso o cardiovascular. Un ejemplo del primer caso sería el orlistat, que impide la asimilación del 30% de las grasas ingeridas y ofrece resultados modestos. Una muestra del segundo sería el supresor del apetito rimonabant, que la Agencia Europea del Medicamento retiró en 2009 por aumentar el riesgo de sufrir trastornos psiquiátricos graves, como ideas suicidas. De hecho, algunos de los últimos productos que han salido al mercado están sometidos a un estricto seguimiento para detectar posibles efectos secundarios.

Seguir leyendo.

Por Administrador
Administrador del Sitio
Publicado el 26 de March del 2015
publicidad
Last Comments

Recent Comments

    publicidad