La policía investiga el asesinato de ‘El hombre de los hielos’ 5.300 años después
04Nov

Nadie imaginaba que una excursión alpina iba a transformar la imagen que los europeos tenemos de nosotros mismos; que lo que parecía el cuerpo de un excursionista muerto pocos inviernos antes iba a convertirse en la ventana más interminable a la prehistoria. Veinticinco años después de su descubrimiento casual, Ötzi, el hombre de los hielos que vivió hace 5.300 años y que ha llegado hasta nosotros en un increíble estado de conservación, sigue siendo una mina de datos y se ha confirmado como uno de los grandes hallazgos arqueológicos, a la altura de la tumba de Tutankamón o de las pinturas de la cueva de Chauvet. Fernand Braudel, el gran historiador francés, escribe al principio de El Mediterráneo y el mundo mediterráneo en la época de Felipe II: “Desgraciadamente, o tal vez afortunadamente, nuestro oficio no disfruta de la admirable flexibilidad de la novela”. Los historiadores tienen que ceñirse a los hechos, o al menos deberían intentarlo: Ötzi (su nombre viene del macizo de Ötztal, donde fue descubierto) ofrecía un cargamento tan nutrido de descubrimientos que es imposible que no transformen el pasado. Han iluminado el momento crucial de la humanidad: el neolítico, cuando dejamos de ser nómadas recolectores para convertirnos en agricultores y ganaderos. El hombre de los hielos vivió justamente la culminación de ese proceso, que arrancó hace unos 9.000 años.

Seguir leyendo.

Por Administrador
Administrador del Sitio
Publicado el 04 de November del 2016
publicidad
Last Comments

Recent Comments

    publicidad