Las paradojas del cosmos
08Apr

Las paradojas son el gran motor de la ciencia. El descubrimiento seminal de Kepler –que los planetas siguen órbitas elípticas en torno al Sol— planteó una de las primeras en la historia del conocimiento moderno: ¿Por qué aquellas luces oscilantes en el cielo del ocaso seguían elipses, esas curvas tan artificiosas estudiadas por los griegos, en lugar del más rotundo, simétrico y primordial círculo que ya conocían los pueblos paleolíticos? Y la percepción genial de Galileo, que la piedra y la pluma caen con la misma aceleración, planteó la segunda: ¿Por qué demonios los objetos más masivos no caen más deprisa, como dictaban el sentido común y Aristóteles? Cuando Newton resolvió ambas paradojas con su teoría de la gravedad, desató una revolución que creó el mundo en que vivimos.

Seguir leyendo.

Por Administrador
Administrador del Sitio
Publicado el 08 de April del 2016
publicidad
Last Comments

Recent Comments

    publicidad