¿Llevaremos los humanos también microchip?
09Sep

Sabíamos que con un código QR se puede acceder presto a un vagón de tren, obtener los datos de visita de un solvente ejecutivo o probar que ha comprado una entrada para el concierto de su grupo preferido. Lo que desconocíamos era la utilidad de este código gráfico bidimensional (foto, bajo estas líneas), que se descifra a través de un dispositivo móvil con el software o aplicación necesaria, para salvar vidas. Las siglas “QR” significan “respuesta rápida”, y transfieren información médica relevante en una pulsera SOS. Su lectura es igual de inmediata que la de un código de barras en un supermercado, y cualquier smartphone es capaz de hacerlo. Esta rapidez y la privacidad de la información a simple vista, son la clave para el éxito de estas pulseras, pensadas para todo el mundo y todas las edades, y con información valiosa en caso de emergencia.

Es algo parecido al microchip del veterinario, pero superficial, indoloro y con una estética atractiva. Ya en la década de los ochenta se puso de moda la medalla con el grupo sanguíneo para que en caso de accidente no hubiera que emplear tiempo en un análisis. Hoy en día, este dato se conoce rápidamente con un leve pinchazo. Ahora, una vez resuelto el tema del grupo sanguíneo, preocupan las alergias y enfermedades. El 25 % de la población española sufre algún tipo de alergia, según datos de la Sociedad Española de Alergología en Inmunología Clínica (SEAIC), una cifra que sigue un ritmo de aumento del 2 % anual. También es útil para los enfermos de Alzheimer, una patología que, según datos de Fundación Alzheimer España, padecen entre 500.000 y 800.000 personas en este país.

“Con estas pulseras, en caso de accidente, desorientación o pérdida de conocimiento al llegar a urgencias, el personal sanitario accede a toda la información clínica relevante de forma inmediata y así es posible una actuación más rápida” explica el doctor Camilo Álvarez, de la comunidad online Saluspot.

El funcionamiento es muy sencillo. Al escanear su código, se accede a una página personal en la que el usuario puede introducir información de interés para los servicios de emergencias. Esto es desde la identificación –nombre y foto–, hasta datos importantes como son alergias, tratamientos o lesiones. Se incorpora la opción de introducir dos teléfonos de contacto para que puedan llamar directamente a un amigo o familiar. También es posible con este gadget comunicarse con el servicio de emergencias (112), solo pulsando un botón. Además, si el terminal tiene el sistema de posicionamiento GPS activado, facilita a los servicios de emergencia el lugar en el que el enfermo se encuentra. Estas pulseras, a la venta en farmacias, son efectivas en las excursiones y escapadas venideras. ¿Alergia a una picadura de avispa? Su muñeca le auxiliará.

¿Cómo se activa?

1. Con el móvil se escanea el código de la pulsera con un programa que lea QR. Si en el móvil no hay escáner de códigos QR, se puede descargar aquí de forma gratuita.

2. Acceder al enlace que proporciona el código.

3. La página pide introducir un correo electrónico y una contraseña, información adjunta al libreto de instrucciones del embalaje de la pulsera.

4. Después solo hay que seguir los pasos indicados.

NOTA: Si usted es motorista, existen los adhesivos con código, para pegar sobre su casco, con la misma información que las pulseras.

Por Administrador
Administrador del Sitio
Publicado el 09 de September del 2014
publicidad
Last Comments

Recent Comments

    publicidad