Los curanderos, entre la impunidad y el limbo legal
16Mar

“Si se ha equivocado, se ha equivocado él”. Con esta frase eludía su responsabilidad José Ramón Llorente, quien se presentaba como especialista en medicina naturista y ortomolecular cuando comenzó a pasar consulta a Mario Rodríguez. Se trata de un curandero de libro, aquel que, según el diccionario, ejerce prácticas curativas sin tener el título de médico. Su caso ha terminado en el juzgado por el tesón del padre de Mario, un joven de 21 años que murió tras abandonar la quimioterapia mientras su curandero le recetaba “pastillas de brócoli”, según la Audiencia Provincial de Valencia. Pero no sabemos cuántos curanderos como él hay en España, tratando gripes, depresiones, dolores de espalda o tumores, ni cuántos problemas de salud podrían estar provocando al pretender curar a pacientes con falsos remedios, técnicas inútiles y píldoras que no son más que placebos.

Seguir leyendo.

Por Administrador
Administrador del Sitio
Publicado el 16 de March del 2017
publicidad
Last Comments

Recent Comments

    publicidad