Los nuevos ‘inquisidores’ acechan en la red
27Apr

El 19 de agosto de 2014, una joven periodista y escritora se decidió a publicar en Twitter sus impresiones sobre el machismo vigente en la sociedad española y empezó enumerar situaciones de su “día a día” que le parecían sexistas. Arrancó: “He ido a la biblioteca a estudiar como todas las mañanas y el chico de enfrente me ha dicho que si quería tomar un café”. La shitstorm (tormenta de mierda, como la denominan los expertos) que provocó es de las más agobiantes que se recuerdan. “Eres demasiado fea para invitarte a café”, “Menos biblioteca y más médicos para tratar tu retraso”, “Tranquila, a ti nadie te va a violar”, “Invitarte a un café no lo sé, pero tirarte cacahuetes seguro”, “¿Cómo se conocieron tus padres? La única hipótesis que barajo es que sean hermanos”… Son solo algunos de los ejemplos menos ofensivos de entre las barbaridades que le dijeron durante los siguientes días: millares de tuits, algunos con imágenes desagradables y de sexo explícito. Ella borró su publicación pasados unos días, pero en su lugar seguiría circulando el pantallazo de sus palabras, para poder mantener la orgía de chascarrillos aunque ella no quisiera permanecer en el ojo de ese huracán.

Seguir leyendo.

Por Administrador
Administrador del Sitio
Publicado el 27 de April del 2015
publicidad
Last Comments

Recent Comments

    publicidad