No basta con ser ‘smart’
28Aug

Que el término inglés smart no significa exclusivamente inteligente lo detecta uno rápidamente cuando lo aplica a las ciudades y a las estrategias que muchas de las llamadas smart cities utilizan para paliar defectos estructurales. Smart serían aquellas urbes que utilizan nuevos y eficaces sistemas tecnológicos para medir los tiempos de espera en el transporte público, controlar el consumo energético o potenciar la participación urbana, por poner tres ejemplos significativos. Sin embargo, que una ciudad no pueda autoabastecerse de energía, no disponga de espacio público de calidad o soporte altos niveles de polución o de dependencia alimentaria no impide que se les otorgue la etiqueta smart. Sean smart o no, en castellano nos costaría calificar a alguna de estas ciudades de inteligentes.

Seguir leyendo.

Por Administrador
Administrador del Sitio
Publicado el 28 de August del 2016
publicidad
Last Comments

Recent Comments

    publicidad