Somos simplemente 30 billones de células
12Jan

Hace tres décadas, el premio Nobel de Física Richard Feynman discutió con un amigo poeta, que le recriminaba que, mientras los artistas eran capaces de admirar la belleza de una flor, los científicos la diseccionan “hasta convertirla en una cosa sosa”. Feynman no se achantó. Un científico se maravilla ante la hermosura de una flor, contestó, pero también se asombra por la belleza de sus procesos celulares. “El conocimiento de la ciencia sólo agranda el interés, el misterio y el asombro que produce una flor”, sentenció.

Seguir leyendo.

Por Administrador
Administrador del Sitio
Publicado el 12 de January del 2016
publicidad
Last Comments

Recent Comments

    publicidad