“La gente, estadísticamente, está mejor, pero hay una tremenda cantidad de sufrimiento individual”
01Apr

La vida en sociedad, la capacidad de compartir pensamientos y de cooperar son rasgos que asociamos a la humanidad, pero su germen ya latía en la vida primitiva hace cientos de millones de años. En su último libro, El extraño orden de las cosas (Destino), el neurólogo Antonio Damasio (Lisboa, 1944) cuenta cómo las bacterias, similares a las primeras formas de vida, ya crean una dinámica social compleja. Estos microbios cooperan entre ellos para obtener recursos o imponerse en un territorio y condenan al ostracismo a individuos egoístas que no contribuyen a la causa común.

Seguir leyendo.

Por Administrador
Administrador del Sitio
Publicado el 01 de April del 2018
publicidad
Last Comments

Recent Comments

    publicidad